Compliance Penal

La importancia de implantar un canal de denuncias

LA IMPORTANCIA DE IMPLANTAR UN CANAL DE DENUNCIAS

11 febrero, 2021

En espera de la transposición al ordenamiento español de la Directiva (UE) 2019/1937, sobre la protección de los whistleblowers, cada vez son más frecuentes las noticias relativas a la importancia trascendental que va a adquirir la obligación de implantar un canal de denuncias en las entidades del sector privado que tengan 50 o más trabajadores.

Anteriormente en noticias de nuestro blog, analizábamos los aspectos más innovadores introducidos por la normativa europea. En particular, destacábamos el deber de garantizar la confidencialidad de los datos del denunciante y otros terceros mencionados en la denuncia, la prohibición de represalias y, asimismo, la posibilidad de externalizar la gestión del canal.

Sin perjuicio de las novedades que va a suponer la entrada en vigor de la Directiva, es cierto que, a nivel español, ya existen distintas normativas que regulan el establecimiento de cauces confidenciales para la comunicación de posibles incumplimientos legales e infracciones de las normas internas aprobadas por las organizaciones.

Canal de denuncias y Compliance

En el ámbito de la responsabilidad penal de las personas jurídicas y del cumplimiento normativo en general, el canal de denuncias representa un elemento fundamental del Programa de Compliance.

La implantación de un canal de denuncias o canal ético en el seno de las organizaciones representa un control de máxima importancia, de cara a favorecer el logro de los objetivos de cumplimiento fijados a nivel corporativo. Asimismo, permite verificar la eficacia y efectividad del Programa de Compliance que se haya implantado en la organización.

De hecho, contar con este cauce y comunicar su existencia a todas las personas que entren en su ámbito de aplicación, permite detectar de forma rápida incumplimientos legales, así como infracciones de la normativa interna de la organización.

El mismo Código Penal, en su art. 31 bis, apartado 5, 4º , prevé que el programa de Compliance debe imponer la obligación de informar de posibles riesgos e incumplimientos al Órgano de Cumplimiento. En caso de no cumplir con este requisito, el modelo de Compliance no podrá considerarse eficaz y, en consecuencia, la persona jurídica no podría beneficiarse de la exención de responsabilidad penal.

En tal sentido, señala también el Tribunal Supremo que adoptar un canal de denuncias “forma parte integrante de las necesidades (…) del programa de cumplimiento normativo” (STS 35/2020, de 6 de febrero).

Comunicación de incumplimientos de la normativa de prevención del blanqueo de capitales

En el ámbito de la prevención del blanqueo de capitales y de la financiación del terrorismo, el art. 26 bis de la Ley 10/2010, de 28 de abril, impone a los sujetos obligados, con las excepciones determinadas reglamentariamente, contar con un procedimiento interno para que los empleados, directivos y agentes puedan comunicar incumplimientos de la mencionada ley, de su normativa de desarrollo y de las políticas y procedimiento internos.

Tras las modificaciones aportadas por el Real Decreto-ley 11/2018, se prevé la posibilidad de que dicho mecanismo de denuncia se integre en otros canales de cumplimiento normativo implantados en el sujeto obligado. A tal efecto, será necesario que el cauce existente garantice la confidencialidad de los datos personales, permitiendo incluso denuncias anónimas, y proteja frente a represalias, discriminaciones y otros tipos de trato injusto.

La Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres

Por otra parte, la normativa para la igualdad efectiva entre mujeres y hombres, prevé en el art. 48 de la Ley Orgánica 3/2007 el deber de las empresas de desarrollar cauces para comunicar situaciones de acoso sexual y acoso por razón del sexo, con el fin de  prevenir dichas conductas y gestionar las denuncias que puedan presentarse a tal respecto.

Canal de denuncias y Protección de datos personales

Desde el punto de vista de la protección de datos personales, el art. 24 de la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, prevé unas reglas generales que resultan de aplicación a los sistemas de información de denuncias internas.

En particular, la norma establece que es lícita la creación y mantenimiento de sistemas de información mediante los cuales pueda ponerse en conocimiento de una entidad de Derecho privado, incluso anónimamente, la comisión en el seno de la misma o por parte de terceros que contraten con ella, de actos o conductas contrarios a la normativa general o sectorial de la organización.

Será necesario comunicar la existencia de dicho canal a los empleados y terceros.

El acceso a los datos contenidos en el sistema se deberá restringir solo a aquellos profesionales, incardinados o no en el seno de la organización, que tengan encargadas funciones de control interno y cumplimiento, u a otros profesionales que hayan sido designados al efecto. Asimismo, podrán acceder otros terceros cuando sea necesario adoptar medidas disciplinarias o tramitar procedimientos judiciales

Por último, el mencionado artículo establece unos plazos máximos de conservación de los datos introducidos a través de estos canales, así como las medidas de seguridad adecuadas para su protección.

Si desea conocer más sobre la importancia de implantar un canal de denuncias o de nuestros servicios de canal de denuncias e investigaciones internas, no dude en ponerse en contacto con nosotros escribiendo a info@idbocompliance.com o llamando al número 918 311 396. Asimismo, podrá consultar todos nuestros servicios de Compliance a las empresas en la web www.idbocompliance.com.