Compliance Penal

Compliance delito salud publica

El Cumplimiento Normativo en las actividades del Sector Sanitario

30 junio, 2021

El cumplimiento normativo es, hoy en día, una máxima en cualquier actividad. En concreto, cobra especial importancia en actividades dentro del sector sanitario, en cualquiera de sus ramas: centros médicos y hospitales, dentistas, psiquiátricos, farmacéuticos, clínicas privadas, etc.

La sanidad en sí conlleva de manera intrínseca una serie de riesgos específicos asociados a las responsabilidades para con los pacientes y con la salud pública. Por ello, la gestión y administración de dichas entidades y centros deben priorizar, tanto si son de gestión pública, como si son centros gestionados por personas jurídicas privadas, la prevención y gestión de riesgos. Las características de dichos centros y las actividades que realizan los convierten en un sector especialmente sensible al cumplimiento normativo y, por ello, han de desarrollar códigos, políticas y planes específicos de buenas prácticas y de prevención de riesgos.

La relación con el paciente supone una responsabilidad desde antes incluso de que asista al centro. Del contacto telefónico o telemático previo con dichas entidades, se derivan una serie de responsabilidades que comienzan desde el mismo momento en que se recogen o se tiene acceso a datos personales e historial clínico de éste, como se establece en la Ley Orgánica de Protección de Datos.

Los profesionales de este sector, además, podrían verse inmersos en procedimientos penales, con la consiguiente responsabilidad penal derivada de los mismos. Dicha responsabilidad no simplemente se origina en sus acciones directas, sino que puede venir derivada de un incumplimiento normativo suyo de sus administradores, directivos y empleados e incluso, de las acciones de terceros con los que puedan relacionarse, como por ejemplo los proveedores.

Los riesgos penales del sector sanitario

Con el fin de reducir o exonerar dichas responsabilidades, el Código Penal contempla los programas de cumplimiento normativo. Precisamente por el hecho de tratarse ya de un área muy regulada, las actividades sanitarias cuentan con una serie de procedimientos internos para prevenir conductas irregulares y dan seguimiento a la aplicación de la normativa en materia sanitaria, buenas prácticas de higiene, registros internos de verificación, auditorías, etc.

Los principales delitos que deben ser prevenidos por el sector sanitario y que son específicos de su actividad son, entre otros, los relativos al tráfico ilegal de órganos humanos, delitos ambientales, delitos contra la salud pública delitos relativos a la manipulación genética, etc.

Otros delitos que deben prevenirse en el sector sanitario y que afectan a cualquier persona jurídica son los relativos al descubrimiento y revelación de secretos y allanamiento informático, estafas, insolvencias punibles, delitos contra la propiedad intelectual e industrial, el mercado y los consumidores, delitos contra la Hacienda Pública y contra la Seguridad Social, delitos contra los derechos de los trabajadores, tráfico de influencias, cohecho, corrupción en los negocios, etc.

En función de lo anterior, se deberá diseñar un programa que recoja las políticas, procedimientos y normas internas específicas que velen por el cumplimiento y la buena praxis, de acuerdo con los principios, valores y normas de conducta establecidos en el código ético propio, el cual se configura como la norma de máximo nivel en el seno de una organización y que tiene que guiar la actuación de todos los trabajadores, socios, colaboradores y agentes externos que se relacionen con ésta.

Protección de datos en el ámbito sanitario

Siendo la base la implantación de un programa de Compliance penal, existen muchas otras necesidades íntimamente relacionadas con el cumplimiento normativo en estas organizaciones, que plantean la necesidad de una actualización urgente en muchas de las entidades y organizaciones del ámbito sanitario.

Como se comentó previamente, cumplir con la normativa en materia de protección de datos es una realidad y una necesidad imperiosa que es, aún hoy en día, una asignatura pendiente en muchas clínicas, terceras empresas relacionadas con las mismas, visitadores médicos, etc.

Asimismo, con la ya casi inminente transposición de la Directiva Europea 2019/1937 de Protección de los Denunciantes, será imprescindible habilitar un cauce eficiente y seguro que garantice la confidencialidad del denunciante y permita incluso la presentación de denuncias anónimas. De hecho, la implantación de los llamados Canales de Denuncias o Canales Éticos, supondrá en breve una obligación para muchas de estas organizaciones y entidades.

Si desea conocer más sobre nuestros servicios de Compliance, igualdad, Protección de Datos Personales, Canales de denuncias y Planes de formación, no dude en ponerse en contacto con nosotros escribiendo a info@idbocompliance.com o llamando al número 918 311 396. Asimismo, podrá consultar todos nuestros servicios a las empresas en la web www.idbocompliance.com.

Investigación y Redacción por:

Emilio Salas Iglesias